Tipos de aditivos que lleva el vino

Hace poco en una conversación informal un amigo me comentó sorprendido que cómo era posible que existiera un vino vegetariano o vegano. Con esta pregunta ironica en realidad queria hacer notar su idea de que considera que hay cierto grado de “pose” en las dietas veganas, vegetarianas y similares. Ya que al ser el vino un producto hecho en base a la uva es por definición un producto que no tiene carne, ni pescado ni nada de origen animal. Bueno… no es exactamente así, y por ello hace un tiempo publique un artículo sobre los vinos veganos.

Lo que pensé antes de entrar a la pregunta es en lo inconscientes que somos sobre los aditivos que llevan los alimentos y en este caso el vino. Así que sin interés de profundizar demasiado pensé que hablar sobre los productos que se añaden al vino seria un buen plan para retomar puntovino.es después de un largo periodo de ausencia en el blog.

Conservantes

La función de este aditivo alimentario es evidente, conservar las propiedades nutricionales y organolepticas del vino. Lo más habitual es que sean los famosos sulfitos, aunque en la actualidad hay técnicas para vinificar de forma segura sin sulfitos, bien con otros conservantes, bien sin ellos.

Bacterias

Imprescindibles para que se realice la fermentación alcoholica y la fermentación láctica que transforman el mosto (zumo de uva) en nuestro querido vino. El tipo y cantidad de bacterias parece ser más importante de lo que se consideraba en el pasado.

Clarificantes

Son un producto necesario en la vinificación y son el aditivo del vino que puede ser de origen animal y por lo tanto problemático para los vegetarianos y veganos bien informados. En realidad la mayor parte de vegetarianos desconocen este dato y toman el vino con la conciencia tranquila. Los clarificantes más habituales son la albúmina del huevo (solo problematico para veganos) y la bentonita. Hay alternativas de origen vegetal que son las que se utiltizan para crear vinos veganos.

Aditivos propios de la uva.

Una cosa curiosa es que en la actualidad a veces se añaden a los vinos taninos y otras substáncias que de forma natural ya estan presentes en los vinos tintos y blancos. De esta forma se puede transformar ligeramente el sabor y las propiedades de la bebida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *