Qué es la vinoterapia

La vinoterapia consiste en una mezcla de tratamientos, completamente naturales y saludables, para beneficiarse de las propiedades terapéuticas de la uva. Entre sus beneficios hay diferentes aspectos estéticos como el rejuvenecimiento facial, la eliminación de las capas externas de la piel formadas por células muertas, mejora de la hidratación epitelial, ser un buen remedio antidepresivo y antiestrés. Una actividad que forma por derecho propio parte del enoturismo y que normalmente sólo se imparte en algunos centros especializados.

Para algunas personas tomar una copa de vino puede resultar terapeutico ya que los efectos que tiene el alcohol sobre el sistema nervioso y las implicaciones emocionales que lleva el tomarse una copa pueden llegar a ser una valvula de escape. Un ejemplo que pude vivir en primera persona fue el de una compañera de piso que tenía dificultades para conciliar el sueño con normalidad, de forma que cada noche acompañaba la cena con una copa de vino tinto, con lo que se relajaba mejor y podia dormir de maravilla.

Pero en este artículo sobre vinoterapia no vamos a hablar de las aplicaciones caseras que cada uno puede encontrar a un Rioja o un Ribera del Duero, sino de la vinorerapia que ofrecen en Spas, balnearios y otros espacios de bienestar, en los que normalmente el vino estará en contacto con la piel de forma directa o como parte de los productos cosméticos que se emplean.

vinoterapia-que-es

Origen de la vinoterapia

El crecimiento de la cultura del vino ha echo que el enoturismo sea una opción turística que no se conforma no se limita a la simple actividad de una cata, sino que el consumidor quiere sumergirse en las amplias posibilidades de experiencias que surgen alrededor de los mismos. De este modo se vincula la cultura del vino al ocio, llegando mucho más lejos que dentro del campo gastronómico, de este modo se llega al tratamiento corporal y de la salud: la vinoterapia.

Este tipo de actividad nace en un país con una tradición vinícola envidiable y contrastada, Francia. En la región de Graves, famosa por tener en sus tierras algunas de las bodegas y viñedos más antiguas de europa, nace la vinoterapia moderna que en pocos años ha visto como cruzaba fronteras hacia países como Italia, España o Argentina (que también son países con gran cultura y tradición vinícolas). Las primeras referencias al vino como producto medicinal o terapeutico lo podemos encontrar en autores clásicos como Hipocrates o Galeno. Por ello con el renacimiento y la recuperación de los libros clásicos en Francia se fue volviendo a concebir el vino como un producto con implicaciones medicinales.

A finales del siglo XX el concepto de vinoterapia fue ampliado por Mathilde y Bertrand Thomas, que añadieron a los tratamientos con vinos los productos obtenidos de otras partes de la vid, como por ejemplo las semillas. Resulta que las pepitas de la uva son una fuente de polifenoles excelente. En 1995 , Mathilde y Bertrand lanzó una línea de productos de cuidado de la piel a base de ingredientes derivados de la uva : Caudalie.

Las arrugas de la piel, las manchas y la pérdida de consistencia son causa del envejecimiento, que sucede por la oxidación de las células provocada por los radicales libres. Estos cambios químicos pueden frenarse con el uso de otras substancias conocidas como antioxidasntes, que pueden ser tomadas a través de la dieta, pero que también pueden ser absorbidos por la piel. El vino contiene antioxidantes, y éstos tienen la propiedad de neutralizar a los radicales libres. Pero tampoco hay que reducir la vinoterapia a los unguentos que se ponen en la piel porque el vino a través del olfato también estimula determinadas partes del cerebro.

Variedades de uva empleadas en vinoterapia

Dependiendo de la ubicación del centro en donde vayamos a tratarnos nos tratarán con los vinos y uvas regionales, aunque se ha descubierto que algunos vinos elaborados con un solo tipo de uva son especialmente positivos para problemas concretos:

  • Lambrusco: debido a las propiedades minerales, se utiliza para ayudar al mantenimiento de la piel
  • Malvec: para elaborar jabones y fragancias.
  • Sauvignon: tienen propiedades tranquilizantes, por eso se utiliza para crear aceites corporales para masajes.
  • Chianti: posee propiedades relajantes.
  • Cabernet y merlot: se utilizan debido a sus propiedades para tratamientos exfoliantes que eliminan las capas superficiales de las células muertas.
  • Champagne: el vino por excelencia de Francia no podría faltar en la vinoterapia.

Ejemplos y precios de la vinoterapia

Un ejemplo de tratamiento de vinoterapia, sería una exfoliación completa de la zona a tratar para preparar la piel, la envoltura de la zona y masaje para liberar las tensiones. La variedad del tratamiento y el centro van a determinar el precio de una sesión de vinoterapia, pero para que te hagas una idea general, un programa completo con tratamiento facial y corporal tiene un coste aproximado de 150€.

Como en casi todas las terapias nuevas que van surgiendo con el paso de los años hay detractores y defensores. Lo que no puede negar nadie, es que es una experiencia que deberías probar, al menos una vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *