Denominación de Origen Terra Alta

La zona de producción de la Denominación de Origen Terra Alta está delimitada por el sistema montañoso que separa la depresión del Ebro en Cataluña. Desde los Ports d’Horta al sur y las sierras de Pándols y Cavallsal sureste, las vides van acomodándose hacia el norte y el oeste con la variada orografía del territorio, a menudo emplazadas en terrazas naturales protegidas de la erosión por construcciones de piedra seca. Esta Denominación de Origen cuenta con una superficie de más de ocho mil hectáreas de viña en producción, contando con casi cincuenta bodegas adscritas.

La Denominación de Origen Terra Alta se encuentra compuesta por una gran diversidad de bodegas, desde las bodegas más nuevas que emergen desde las ideas más modernas y vanguardistas y las bodegas que tienen una experiencia más que contrastada en el mundo del vino, combinando el cultivo de variedades autóctonas con variedades más internacionales. Esta D.O. está compuesta por doce términos municipales al oeste de la provincia de Tarragona, siendo los siguientes: Arnes, Batea, Bot, Caseres, Corbera Dõebre, El Pinell de Brai, Gandesa, Horta de Sant Joan, La Fatarella, La Pobla de Massaluca, Prat de Comte, Vilalba dels Arcs. No hace falta que explique el porqué de su nombre, los terrenos elevados sobre el nivel del mar ofrecen un paisaje y un entorno espectacular. Hasta no hace mucho tiempo, por culpa de lo difícil del acceso, esta zona producía vino solo para su mercado interno, gracias a esto todavía conserva una gran variedad de técnicas clásicas de elaboración.

En cuanto a la tierra y el clima de esta Denominación de Origen puedo decir que la zona de cultivo de la D.O. Terra Alta está situada en el interior de la provincia de Tarragona, donde bajas montañas, terrenos ondulados y los valles se encuentran con la provincia de Teruel. La principal ciudad de la denominación es Gandesa. Al este, los viñedos de Terra Alta lindan con la D.O. Tarragona. Las montañas alcanzan los 962 metros, aunque las vides crecen principalmente en los valles, llanos y laderas. Los suelos son arcilloso calcáreos, pobres en materia orgánica y con una importante proporción de elementos gruesos que mejoran el drenaje de los mismos. En cuanto al clima decir que es mediterráneo con influencias continentales. Las horas de insolación son elevadas y la pluviometría anual ronda los 350-500 mm según la zona de la comarca. El papel de los vientos dominantes es fundamental en la viticultura de la Terra Alta. El viento del Cierzo sopla con fuerza y mantiene las vides y las uvas en maduración sanas, mientras que el Garbi y otras marinadas procedentes del Mediterráneo refrescan el cálido verano.

Las uvas de la denominación son una mezcla de variedades autóctonas, a las que se han sumado recientemente las uvas de corte más internacional, permitidas por el Consejo Regulador desde los cambios en la regulación de 1995. Para la elaboración de los vinos blancos, las principales variedades empleadas son Garnacha Blanca, Parellada, Macabeo, Moscatel y Chardonnay. En cuanto a los tintos: Cariñena, Garnacha Tinta, Garnacha Peluda, Morenillo, Syrah, Cabernet-Sauvignon, Merlot y Tempranillo.

De forma experimental se cultiva tambien el Chenin blanc, el Sauvignon Blanc i el Marselan. Todos los viñedos crecen experimentalmente sobre espalderas con el objetivo de aumentar su exposición al sol y permitir la vendimia mecanizada. La densidad de la vides se sitúa entre los 2800 y 3000 pies por ha. Por lo tanto, las uvas que permite el consejo regulador para la elaboración de vinos con Denominación de Origen Terra Alta, habiendo blancas y tintas, son: La Garnacha tinta, Garnacha peluda, Samsó, Mazuela y Carignan como uvas tintas preferentes, y Tempranillo, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnacha tintorera y Syrah como uvas tintas autorizadas.

También puedes encontrar Morenillo, Marselan o Petit Verdot que se utilizan como uvas tintas experimentales. Para los vinos blancos se utilizan como uvas blancas preferentes la Garnacha blanca, Macabeo y Parellada, estando también autorizadas el Sauvignon blanco, el Moscatel, Chenin blanco, Pedro Ximénez y Chardonay. Por último las uvas blancas experimentales son Sauvignon blanc y Viognier.

Resumiendo, la D.O. Terra Alta, creada en el año 1982 y con 46 bodegas adscritas, se caracteriza por poseer un gran contraste debido a la convivencia de técnicas tradicionales de elaboración del vino empleadas en las bodegas más antiguas y en cooperativas, junto con las más modernas tecnologías que están siendo instaladas en las bodegas privadas. Asimismo, una nueva generación de jóvenes enólogos está introduciendo cambios lentamente. Las nuevas bodegas están concentrándose en la utilización de la fermentación en frío para la elaboración de vinos blancos y rosados, mientras que los tintos afrutados poseen un estilo moderno. Hay algún crianza, tanto en vinos blancos como tintos. Algunos tintos, como los que proceden de la mezcla de Garnacha y uvas como Cabernet-Sauvignon o Syrah, ofreciendo unos caldos excepcionales. Los viejos vinos generosos continúan haciéndose siguiendo los métodos tradicionales. Los suaves rancios, compuestos de la Garnatxa y elaborados sin presión mecánica de los primeros mostos permanecen al menos dos años en barricas. Por su parte los secos rancios deben pasar al menos cinco años en madera. También se elaboran vinos dulces a partir de uvas de garnacha sobre madurada en la cepa, vinos que reúnen todo el potencial de la zona. En términos generales se puede decir en los últimos tiempos se está produciendo una tendencia hacia la elaboración de limpios tintos, blancos y rosados, que son consumidos jóvenes. Sin embargo, hay una amplia gama dentro de estos tres tipos. Desde los frescos y secos blancos y rosados para consumo inmediato hasta los crianzas y Reservas, pasando por los semi dulces o, incluso, los ricos dulces de Garnatxa. Los vinos tintos pueden elaborarse siguiendo un estilo moderno y consumirse tanto jóvenes como envejecidos hasta la categoría de Gran Reserva. También pueden seguir un estilo tradicional, como es el caso de los rancios.

Ahora que ya conoces la historia, métodos de elaboración y tipos de variedades de uva de la Denominación de Origen Terra Alta, te voy a hablar de tres vinos de diferentes precios para que puedas introducirte en la cata de esta D.O. tan especial y personal.

Mater Teresina (2012). 25€ aprox. Este vino de la bodega Celler Piñol tiene el nombre de una de las mujeres de la familia que siempre ha tenido un papel protagonista en la actividad vinícola. Vino con una graduación alcohólica de 14,85% en donde se juntan la Garnacha, la Cariñena y Morenillo (en un 50%, 30%, 20% respectivamente). El vino Mater Teresina muestra un color cereza granate intenso. El aroma es potente a ahumados, minerales, tonos balsámicos con notas de roble y notas confitadas. En boca es un vino potente, redondo y carnoso, con taninos que muestran la excelencia de la crianza, ligeras notas de regaliz. Para poder disfrutar plenamente de este vino debes servirlo entre 16 y 17 grados, siendo óptimo su consumo hasta el 2024, lo que lo convierte en una perfecta compra. Este vino se ha permanecido dos años en botella para terminar de redondearse, tras pasar una maceración de 28 días y una fermentación en depósito.

Via Terre Negre (2015). 8€ aprox. Este vino de la Bodega Edetária es un tinto joven que te presenta una increíble propuesta para que te inicies en los vinos de la Denominación de Origen Terra Alta. Este vino tiene 14,5% de graduación alcohólica y está elaborado con 100% uva Garnacha. Es un vino de color rojo intenso con tonos violáceos. En el aroma predominan las frutas rojas, pero trae recuerdos dulces de tarta de queso y toques especiados. En la boca muestra sus suaves taninos, donde retorna el predominio de las frutas rojas intensas. Lo ideal es servir este vino a unos 16ºC y podrás consumirlo de forma óptima hasta finales del 2019. Para que este vino luzca como es debido puedes maridarlo con pulpo a la gallega, estofados o verduras a la brasa. La crianza de este vino se produce en barricas de roble francés con una capacidad máxima de 300 litros durante 6 meses.

Señora del Carmen (2104). 21€ aprox. Este vino de la Bodega Vins del Tros es un vino con un 15% de graduación alcohólica, elaborado solamente con uva Garnacha. Es un vino que habla de una tierra y de una casta, la Garnacha tinta en la comarca Terra Alta. Vino con un color cereza picota muy intenso de capa alta, llegando a parecer negro. El aroma de este vino es de fruta negra fresca y madura, que se ve acompañado de notas especiadas y delicados toques lácticos. En cuanto te lo lleves a la boca vas a notar su carnosidad. El paso es sedoso, elegante y con taninos maduros y elegantes, proporcionando un final largo y persistente. Lo ideal es servir este vino a unos 16 grados. Es aconsejable maridar este vino con carne roja, caza y aves salvajes tanto a la plancha como a la parrilla. La crianza de este vino se realiza durante doce meses en barricas de roble francés de una capacidad máxima de 600 litros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *